Usabilidad

El concepto usabilidad, introducido por J. NIELSEN [NIE93], de un sistema software tiene dos componentes principales, una hace referencia al aspecto funcional del sistema ­las acciones u operaciones que el sistema realiza­ y otra a cómo los usuarios pueden usar dicha funcionalidad, siendo esta segunda la que nos interesará en este apartado.

Los factores principales que deben considerarse al hablar de usabilidad son la facilidad de aprendizaje, la efectividad de uso y la satisfacción con las que las personas son capaces de realizar sus tareas gracias al uso del producto con el que está trabajando, factores que descansan en las bases del Diseño Centrado en el Usuario que hemos visto anteriormente.

El grado de usabilidad de un sistema interactivo es un aspecto relacionado con la interfaz de usuario que es inversamente proporcional al tiempo que malgastan los usuarios de dicho sistema intentando averiguar el alcance de qué hace o dónde está una determinada funcionalidad. Esta característica hace, por tanto, referencia a la rapidez y facilidad con que las personas llevan a cabo sus tareas a través del uso del producto con el que están trabajando, idea que descansa en cuatro puntos:

1. Una aproximación al usuario: Usabilidad significa centrarse en los usuarios. Para desarrollar un producto usable se tiene que conocer, entender y trabajar con las personas que representan a los usuarios actuales o potenciales del producto.

2. Un amplio conocimiento del contexto de uso: Las personas utilizan los productos para incrementar su propia productividad. Así pues, un producto se considera fácil de aprender y de usar en términos del tiempo que toma el usuario para llevar a cabo su objetivo, el número de pasos que tiene que realizar para ello y el éxito que tiene en predecir la acción apropiada para llevar a cabo. Para desarrollar productos usables hay que entender los objetivos del usuario, hay que conocer los trabajos y tareas del usuario que el producto automatiza o modifica.

3. El producto ha de satisfacer las necesidades del usuario y adaptarse a sus modelos mentales: Los usuarios son gente muy diversa y ocupada intentando llevar a cabo una tarea. Se va a relacionar usabilidad con productividad y calidad. El hardware y el software son las herramientas que ayudan a la gente ocupada a realizar su trabajo y a disfrutar de su ocio.

4. Son los usuarios y no los diseñadores o los desarrolladores, los que determinan cuándo un producto es fácil de usar.

Puntos en los que puede intuirse su estrecha relación con alguno de los apartados anteriores. Por ejemplo, la aproximación al usuario con el DCU o satisfacer las necesidades de éste con el factor humano, concretamente con la memoria y los modelos mentales.

Los comentarios están cerrados, pero los trackbacks y pingbacks están abiertos.